El árbitro Scott Manhardt estaba mediando este jueves el combate entre el mexicano Luis Enrique González Martínez y el irlandés Luis Byrne por la Supercopa 2022 de la Federación Internacional de Artes Marciales Mixtas en Baréin, cuando se encontró demasiado cerca de la acción. Al sonar la bocina para el final del asalto, Martínez lanzó una contundente patada giratoria que impactó en la cara del referí y lo dejó aturdido en el suelo.

https://www.instagram.com/p/Ca7VbU4Ih3w/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *