Santo Domingo, R.D. El gerontólogo dominicano Héctor Romero, presentó un novedoso y original modelo, que tiene como objetivo el lograr que las personas de la tercera edad puedan disfrutar de una jubilación y vejez saludable.

“El modelo está basado en tres pilares o cimientos: la actividad, la dignidad y la esperanza. En el caso de la actividad, como elemento motor del cuerpo y la mente, el modelo plantea un cambio de actividades, pasando de lo laboral, a actividades productivas de otra índole, donde lo que medie sea la satisfacción personal, garantizando de esta manera un envejecimiento sano”, explicó Romero.

“Dentro de las actividades que son imprescindibles -continúa Romero-están los ejercicios, tanto físicos como mentales, el aprendizaje de nuevos saberes, los encuentros con antiguos y nuevos amigos y amigas, y las actividades de recreación”.  

En el caso de la dignidad el experto explicó que el modelo la trabaja a partir de los derechos que tienen los jubilados y envejecientes en las legislaciones nacionales e internacionales, colocándolas de frente a las actitudes edadistas de la sociedad. 

“Con esto se busca también la construcción de una autopercepción positiva de parte de este grupo poblacional”, aseguró Romero.       

En ese mismo tenor, dentro de los grandes retos del modelo se encuentran el cambiar en el jubilado la visión de la pérdida de su función social, con el cese laboral.

“Buscamos desarrollar, con ellos, estrategias que les preparen para afrontar los retos económicos que la jubilación trae, más fomentar hábitos y costumbres que les lleven a una vida saludable”, detalló el educador.

El profesional entiende que el gran aporte que hace este modelo a la sociedad dominicana es que le permite a un segmento importante de la población, “darle continuidad a su proyecto de vida, al tiempo que son ciudadanos menos propensos a enfermar, más integrados socialmente y con mayor calidad de vida; constituyendo esto el tercer pilar del modelo que es la esperanza”.

Por último, Romero explicó que para  para lograr esa mayor calidad de vida en este grupo etáreo, es fundamental que “el Estado y las empresas privadas asuman políticas dirigidas a esta población, como parte de su responsabilidad social y que contribuyen con la mejoría de quienes por casi toda su existencia, a través del trabajo, aportaron al desarrollo de la sociedad dominicana”.  

Héctor Romero  es licenciado en Trabajo Social, con maestría en Gerontología Clínica, por la universidad de A Coruña, España; también posee una maestría en Gerontología Social, por la universidad De Santiago de Compostela, España y maestría en Sexualidad Humana y Terapia de Pareja, por la UASD.

Asimismo,  es especialista en violencia de Género y Masculinidad, miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y es presidente de la Asociación Dominicana Digno Envejecer (ADDE).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *