El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, rechazó las acusaciones de uso de bombas de fósforo por parte de Rusia en Ucrania.

El portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, afirmó este viernes que Washington intenta desviar la atención del “escándalo” de los laboratorios biológicos estadounidenses al hablar del supuesto uso de armas químicas en Ucrania por parte de Rusia.

“Ya hemos hablado de esto antes. Se trata de un intento de desviar la atención hacia una amenaza completamente etérea, supuestamente existente, con el telón de fondo del escándalo que se está gestando en el mundo con los programas de armas químicas biológicas que llevó a cabo Estados Unidos en varios países, entre ellos Ucrania”, afirmó el vocero al ser preguntado por un periodista qué opina el Kremlin sobre las declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, de que la OTAN respondería si Rusia utilizaba armas químicas en el país vecino.

Además, Peskov aseguró que Moscú exigirá a Washington explicaciones sobre la implicación del fondo de inversión Rosemont Seneca, dirigido por Hunter Biden, hijo del presidente de EE.UU., en los laboratorios biológicos de Ucrania de los que informó este jueves el Ministerio de Defensa ruso.

“Nuestros expertos del Ministerio de Defensa siguen trabajando en el análisis de la información que ahora tenemos sobre los biolaboratorios y los programas que se desarrollan allí [en Ucrania]. Se trata de una información muy sensible, para nosotros y para el mundo entero”, señaló. “También exigiremos explicaciones. Y no solo nosotros: China ya ha exigido estas explicaciones para que esta situación sea transparente para el mundo, por supuesto, muchos estarán interesados”, dijo el portavoz en rueda de prensa.

Asimismo, Peskov, rechazó las acusaciones del presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, de que los militares rusos han usado en Ucrania bombas de fósforo. “Rusia nunca ha violado las convenciones internacionales, para más detalles seguimos recomendando ponerse en contacto con el Ministerio de Defensa”, apuntó.

  • El Ministerio de Defensa de Rusia publicó este jueves un esquema que mostraría el entrelazamiento de varias entidades ucranianas, georgianas y estadounidenses supuestamente relacionadas con laboratorios biológicos en Ucrania. En particular, según los militares, el funcionamiento de las instalaciones de investigación es financiado y controlado por una variedad de organizaciones estadounidenses, entre las que se encuentran el fondo de inversión Rosemont Seneca o el fondo de George Soros. Asimismo, afirman que la actividad es supervisada por la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

Leave a Reply

Your email address will not be published.