El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.Sefa Karacan / Anadolu Agency / Gettyimages.ru

El jefe de la diplomacia rusa subrayó que la “arrogancia” de Occidente, que trata con desprecio los intereses nacionales y la seguridad de otros países, “no conducirá al bien”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó este lunes que las declaraciones de Joe Biden sobre Vladímir Putin, al que llamó “criminal de guerra” en relación con el operativo militar de Moscú en Ucrania, demuestran que los políticos estadounidenses tienen mala conciencia.

“[Esta declaración demuestra] en primer lugar que muchos políticos estadounidenses que originaron la guerra de Irak con pretextos bien conocidos, que arruinaron Libia junto con los socios de la OTAN, que invadieron Siria, que estos políticos no tienen buena conciencia”, declaró en una conferencia de prensa tras una reunión del grupo de contacto de la Liga de los Estados Árabes sobre Ucrania.

Asimismo, Lavrov recordó que los propios funcionarios de la Administración Biden comentaron estas declaraciones “explicando que no quiso decir eso”. “Pero ante todo nos interesa saber cómo ve el pueblo ruso esta situación, y cualquier otra, hasta qué punto entiende las tareas que realizan nuestras Fuerzas Armadas”, señaló. Subrayó que el pueblo “entiende estas tareas, y lo que es más importante, entiende que no se trata en absoluto de Ucrania, sino del hecho de que Occidente, que está final e incondicionalmente unido bajo el techo de Washington, es el modelo mismo de un mundo unipolar, que le gustaría preservar por cualquier medio necesario, sobre todo por cualquier medio necesario”.

Según el jefe de la diplomacia rusa, la “arrogancia” de Occidente, que trata con desprecio los intereses nacionales y la seguridad de otros países, “no conducirá al bien”. “Occidente ha tratado los llamamientos de larga duración, los hechizos sobre la necesidad de aplicar los acuerdos de indivisibilidad de la seguridad con total ausencia de deseo de discutir nada”, continuó. “Esta arrogancia, que se ha extendido a todos los niveles posibles, no conducirá al bien. Sinceramente, les digo que no interesa a ningún pueblo del mundo, incluidos los propios pueblos de los países occidentales”, agregó.

Al mismo tiempo, Lavrov volvió a confirmar la disposición de Moscú a mantener un diálogo “honesto” con los países occidentales. “Estamos preparados para una conversación honesta, pero exactamente honesta. Y cuando nuestros socios nos sacan tarjeta roja, estamos acostumbrados, no es grave, es un juego común de señalar con el dedo y confirmar nuestra propia grandeza”, concluyó. 

  • Las declaraciones del ministro de Exteriores ruso se produjeron luego de que Biden calificara este lunes a Putin de “criminal de guerra” y destacara la necesidad de recoger todos los detalles de lo que ocurrió en la ciudad ucraniana de Bucha para celebrar un juicio por “crímenes de guerra”. En ese contexto, el presidente estadounidense subrayó la necesidad de continuar suministrando a Ucrania las “armas que necesitan para luchar”
  • Las unidades rusas se retiraron de Bucha el 30 de marzo en el marco de un reagrupamiento de las tropas en las regiones de Kiev y Chernígov
  • La noche del pasado sábado se difundieron varias imágenes de cuerpos tendidos, algunos con las manos atadas, en las calles de la ciudad, ubicada a pocos kilómetros al noroeste de Kiev. El asesor de la oficina del presidente de Ucrania, Mijaíl Podoliak, declaró que los civiles “estaban desarmados”, “no representaban ninguna amenaza” y “fueron matados a tiros por los soldados rusos”
  • Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia tachó de “provocación” las imágenes y denunció que se trata de una “escenificación” creada “para los medios de comunicación occidentales”. Mientrasel representante de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, declaró este lunes que Moscú presentará pronto pruebas de que los soldados rusos no tienen nada que ver con la provocación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *