El presidente de Argentina, Alberto Fernández, junto a su par de Bolivia, Luis Arce.Esteban Collazo / Argentina’s Presidency Press Office / AF

El Gobierno argentino busca evitar el desabastecimiento y garantizar la provisión energética para el invierno.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, recibe este jueves en la Casa Rosada a su par de Bolivia, Luis Arce, para avanzar en un acuerdo para la compra de gas, mientras el Gobierno peronista busca evitar el desabastecimiento energético de cara al próximo invierno, que comenzará a mediados de junio. 

En el encuentro se determinará el volumen y precio del gas licuado boliviano que será comercializado. Esta operación se realizará para poder afrontar la creciente demanda de los argentinos, que aumentará a medida que bajen las temperaturas. Estos diálogos presenciales entre ambos mandatarios ya habían comenzado hace un mes en Chile, cuando Gabriel Boric asumió la Presidencia de aquella nación. 

“Los presidentes de Argentina y Bolivia decidieron encabezar ellos mismos la negociación por la provisión de gas para el invierno porque lleva meses trabada y representa un recurso estratégico y esencial para nuestro país”, le dijo el canciller argentino, Santiago Cafiero, a Télam

Las modificaciones al acuerdo firmado entre Evo Morales y Néstor Kirchner

Las negociaciones se enmarcan en un contexto internacional complejo, caracterizado por el conflicto entre Rusia y Ucrania, que ocasiona cambios de precios y la dificultad de transportar gas natural licuado por la vía marítima. A nivel interno, las sequías que afronta Argentina ponen un nuevo obstáculo para la generación de energía hidroeléctrica, sumado a que la producción local de gas no logra satisfacer toda la demanda. 

Antes de que los presidentes participaran de modo personal en las negociaciones, los diálogos eran encabezados por los equipos técnicos de las empresas estatales Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) e Integración Energética Argentina (IEASA). Ambas firmas discuten desde fines de 2021 la sexta modificación al pacto que firmaron Néstor Kirchner y Evo Morales en 2006, por 20 años.

Los cambios se producen porque Bolivia está atravesando una importante caída en los niveles de producción. Además, el Gobierno de Arce plantea revisiones en los valores, por la reciente escalada de precios en el mercado internacional. Según la Secretaría de Energía argentina, entre mayo y septiembre la demanda será cubierta con un 73 % del gas nacional, mientras que un 9 % provendría de Bolivia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.