Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Luis Gutierrez / Norte Photo / Gettyimages.ru

El 91,9 % de los votantes eligió que continúe en la presidencia.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador celebró este lunes los resultados de la primera consulta de revocación de mandato que se llevó a cabo este domingo al considerar que marca un antes y un después en la historia de la democracia de este país.

“Fue un éxito completo, la gente actuó con mucha responsabilidad, millones de mexicanos, y vamos a ver resultados. Eso es importante estamos ante un hecho histórico, es algo inédito en la historia de nuestro país“, dijo al iniciar su conferencia mañanera.

El mandatario destacó que, por primera vez, se consultó a los ciudadanos para que decidieran si el presidente ha hecho un buen o mal Gobierno y si debe seguir en el cargo o dejarlo.

La jornada, aseguró, sirvió para reafirmar “que es el pueblo el que manda, que es el pueblo el soberano, para que quede claro y eche raíces, para que nadie en ningún nivel de la escala se sienta absoluto”.

Durante siglos, recordó, se pensó que la política era asunto de los políticos y que el pueblo no existía. “Ahora estamos en una época nueva, no sólo de democracia representativa sino de democracia participativa, esto ya se aplica en otros países del mundo, los más avanzados, en el terreno democrático, por eso fue un día especial”, dijo.

De acuerdo con los datos oficiales reportados por el Instituto Nacional Electoral (INE), solo participó el 18 % del padrón, es decir, alrededor de 17,7 millones de personas, de las cuales el 91,9 % eligió que López Obrador continúe con presidente.

“Hoy, millones de mexicanos volvimos a hacer historia (…) me quedo”, afirmó el presidente en un mensaje grabado que difundió el domingo por la noche.

De manera anticipada, el oficialismo consideraba que la realización de la consulta ya era un éxito en sí mismo, sin importar cuánta gente acudiera a las urnas.

Por el contrario, gran parte de la oposición advirtió que sería un fracaso si López Obrador no repetía las cifras obtenidas en las presidenciales de 2018, es decir, más de 30 millones de votos.

Esto era prácticamente imposible porque es la primera vez que en México se lleva a cabo una revocación de mandato y no se puede equipar a una elección general ya que la ciudadanía no está acostumbrada a un ejercicio de democracia participativa de esta naturaleza.

La consulta estuvo antecedida por un fuerte enfrentamiento entre el presidente y las autoridades del INE, a las que acusó de boicotear la consulta, de no hacer la promoción necesaria para que la gente fuera a votar ni instalar más casillas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.