Funcionarios estadounidenses advierten que existe el riesgo de que “algunas de esas armas puedan terminar en manos de otros militares y milicias que Washington no tenía la intención de armar”.

EE.UU. tiene pocas formas de rastrear los significativos suministros de armas antitanque, antiaéreas y de otro tipo que envía a Ucrania, reporta CNN citando fuentes conocedoras del asunto.

Entre las razones del desconocimiento sobre el destino del armamento se encuentran la falta de la presencia estadounidense en el territorio ucraniano y la fácil portabilidad de muchos de los sistemas más pequeños que se envían.

A pesar de que a corto plazo Washington considera de suma importancia apoyar a Kiev mediante la transferencia de suministros, varios analistas y funcionarios estadounidenses advierten que a largo plazo “algunas de esas armas puedan terminar en manos de otros militares y milicias que EE.UU. no tenía la intención de armar“, escribe CNN.

Por su parte, un funcionario de defensa citado por el medio sostuvo que la Administración Biden, al tomar la decisión de enviar armas y equipos a Ucrania, tuvo en cuenta el riesgo de que algunos de los envíos terminen en lugares inesperados. Sin embargo, el riesgo de no armar adecuadamente a Kiev fue evaluado como mayor, agregó la fuente.

En esa línea, Jordan Cohen, analista de defensa y política exterior del Instituto CATO, manifestó que el mayor peligro que rodea la avalancha de armas que se canaliza hacia Ucrania es lo que sucederá con ellas cuando el conflicto termine o si este pasa a una fase de estancamiento prolongado.

Mientras, el vocero del Departamento de Defensa de EE.UU., John Kirby, reconoció que el Pentágono no asigna a unidades particulares el armamento que envía. El portavoz explicó que los militares ucranianos recogen las armas principalmente en Polonia y después las transportan a Ucrania. “Luego depende de los ucranianos determinar a dónde van y cómo se asignan dentro de su país”, dijo.

Vacíos de información

Asimismo, altos cargos estadounidenses advierten por privado que, al depender en gran medida de la información proporcionada por el Gobierno ucraniano, Kiev tiene un incentivo para dar solo noticias que refuercen su posición de pedir más ayuda, armas y asistencia diplomática.

“Cada declaración pública es una operación de información. Cada entrevista, cada aparición transmitida de [el presidente Vladímir] Zelenski es una operación de información“, expresó una persona familiarizada con la inteligencia occidental.

Por otro lado, varias fuentes reconocen que las estimaciones occidentales de las bajas ucranianas también son confusas y que existen vacíos de información. “Es difícil rastrear sin nadie en el terreno”, señaló una de ellas.

En tanto, la semana pasada, el Departamento de Defensa de EE.UU. publicó una lista en la que enumera los tipos de armamento que suministrará a Kiev en el marco de un nuevo paquete de ayuda militar de 800 millones de dólares autorizado recientemente por Biden.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *