El presidente ruso Vladimir Putin en su oficina del Kremlin, el 18 de abril de 2022. via REUTERS – SPUTNIK

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el jueves que sus tropas tomaron con “éxito” el control de la ciudad ucraniana de Mariúpol, y ordenó asediar a los últimos combatientes atrincherados en la planta industrial de Azovstal, sin llevar a cabo un asalto. Todavía se encuentran allí 2.000 militares ucranianos, según el ministro ruso de Defensa.

El mandatario ruso se felicitó este jueves por el control de la ciudad ucraniana de Mariúpol.

“El fin del trabajo de liberación de Mariúpol es un éxito”, dijo Putin a su ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, en un encuentro difundido por la televisión.

“El Ministerio de Defensa ruso dice que se han entregado más de mil combatientes ucranianos que seguían resistiendo desde hace semanas en Mariúpol, en el complejo metalúrgico de Azovstal. Algunos de ellos son los mismos que en las últimas horas pedían ayuda urgente a la comunidad internacional ante la desproporción de fuerzas y el avance inminente de las tropas rusas. Parece que Mariupol ha caído finalmente en manos de Moscú y el propio Vladimir Putin se congratula de la operación. Pero todavía hay resistencia”, informa el corresponsal de RFI en Moscú, Xavier Colás. 

Putin también le indicó que prefería asediar a los últimos combatientes ucranianos en la fábrica de Azovstal, porque un asalto se cobraría demasiadas vidas.

La zona está compuesta por una extensa red de galerías subterráneas.

“Considero que el asalto propuesto de la zona industrial no es apropiado. Ordeno anularlo”, dijo Putin.

“Se tiene que pensar (…) en la vida de nuestros soldados y oficiales, no se tiene que penetrar en esas catacumbas y arrastrarse bajo tierra”, prosiguió. “Bloqueen toda la zona de tal forma que no pase ni una mosca”, ordenó.

En estas grandes instalaciones industriales todavía se encuentran 2.000 militares ucranianos, según el ministro ruso de Defensa.

Varios centenares de civiles, sin agua ni comida, están refugiados en esa fábrica junto al 36º batallón del ejército ucraniano y el Batallón Azov, las dos últimas unidades resistiendo, según las autoridades ucranianas.

Putin prometió salvar la vida de los que se rindan.

“Propongan una vez más a todos los que no depusieron las armas que lo hagan, la parte rusa les garantiza la vida y ser tratados con dignidad”, afirmó.

Poco antes de la difusión de estas declaraciones, cuatro autobuses de evacuación de civiles salieron con éxito de Mariúpol, anunció este jueves la vice primera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk.

Las evacuaciones, que deben proseguir este jueves, se producen cuando este puerto estratégico del mar de Azov, en el sureste de Ucrania, parece estar a punto de caer en manos de los rusos tras casi dos meses de asedio.

El consejero presidencial ucraniano, Mijailo Podoliak, solicitó una “sesión especial de negociaciones” en Mariúpol para “salvar” a los combatientes y a los civiles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *