Christian Smalls, fundador del Sindicato de Trabajadores de Amazon, habla en una manifestación en Staten Island (Nueva York), el 24 de abril de 2022.Foto: Seth Wenig / AP

Mientras los empleados de varias sucursales del país mantienen sus esperanzas sindicales, la compañía continúa oponiéndose ferozmente a cualquier forma de unión laboral.

El gigante del comercio electrónico Amazon se enfrenta a una nueva polémica tras ser acusado de reprimir en Estados Unidos los intentos de sus empleados de formar un sindicato en la empresa. Trabajadores de varios estados del país han denunciado despidos y avisos a la Policía con acusaciones falsas como parte de una ‘cacería de brujas’, recoge un informe del diario The Washington Post

Uno de estos empleados, Matt Litrell, aseguró al medio que estuvo a punto de ser arrestado mientras distribuía volantes sindicales fuera del almacén donde trabaja en Campbellsville (Kentucky). Un gerente de la compañía había llamado a la Policía afirmando que manifestantes estaban invadiendo su propiedad privada, pero los agentes determinaron al llegar al lugar que Litrell no estaba violando ninguna ley.

Litrell, de 22 años, presentó una queja ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales por intimidación ilegal a trabajadores sindicalizados, acusaciones que ha negado Amazon.

La recientemente sindicalización del almacén JFK8 en el distrito de Staten Island, el más grande de la empresa en Nueva York, ha impulsado las esperanzas sindicales de empleados de otras sucursales. Sin embargo, desde esa victoria, los esfuerzos por intimidar a los trabajadores que buscan asociarse en defensa de sus derechos laborales van en aumento. Amazon ha sido acusada de despedir ilegalmente a trabajadores en Chicago, Nueva York y Ohio, así como de tomar represalias contra empleados en Nueva York y Pensilvania. 

La segunda empresa en número de empleados del país se ha enfrentado en el pasado a protestas de empleados por el trato que reciben. Los esfuerzos por crear sindicatos independientes por parte de los trabajadores han sido combatidos desde hace años por Amazon, que ha gastado millones en la contratación de consultores para evitar las uniones laborales.

Un informe publicado por los comités de la Cámara y el Senado el pasado 10 de junio reveló que los trabajadores estadounidenses representados por sindicatos ganan salarios un 10,2 % más altos que sus pares no sindicalizados. Aun así, en 2021 solo un 10,3 % de los trabajadores estadounidenses pertenecía a un sindicato.

Leave a Reply

Your email address will not be published.