Imagen ilustrativa CaseyHill Photo / Gettyimages.ru

En caso de ser aprobada, la ley promulgará las más significativas restricciones al porte de armas desde la década de 1990.

Este martes los senadores estadounidenses acordaron el borrador del proyecto de ley bipartidista sobre la violencia armada, allanando el camino para que finalmente se aprueben reformas en esta materia.

El documento de 80 páginas se hizo público nueve días después de que los legisladores acordaran un marco para el plan del control de armas y tras 29 años de la última vez que el Congreso promulgó restricciones importantes en esa materia.

Durante la votación se logró superar el obstáculo de procedimiento por 64 votos frente a 34, con 14 republicanos, 48 demócratas y dos aliados independientes expresándose a favor. El trámite en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, podría ser rápido y concluir a finales de esta semana, todo esto mientras la nación norteamericana sigue conmocionada por los recientes tiroteos masivos.

  • El 14 de mayo, diez personas fueron asesinadas a tiros en un ataque de odio racial en un supermercado de Búfalo, frecuentado por residentes afroamericanos.
  • Diez días después, un tiroteo en la escuela primaria de Uvalde se cobró la vida de 19 niños y dos adultos.

¿Qué acordaron exactamente los demócratas y republicanos?

Aunque los republicanos bloquearon las restricciones más duras propuestas por los demócratas, el acuerdo supone un avance en el contexto de un año electoral. La legislación endurecerá los controles de antecedentes para los compradores de armas más jóvenes, exigirá que más vendedores realicen ese tipo de chequeos, y supondrá sanciones más severas para los traficantes de armas.

Se estima que la medida legislativa le costará al Gobierno unos 15.000 millones de dólares al año. También prevé financiar iniciativas de seguridad escolar y salud mental en estados y comunidades.

Resolviendo el último obstáculo que retrasó el acuerdo, el pacto prohibirá que las parejas sentimentales condenadas por violencia doméstica y no casadas con sus víctimas puedan adquirir armas de fuego, algo que ya se aplica en el caso de los maltratadores condenados que están casados, conviven o tienen hijos con sus víctimas.

El compromiso bipartito veta la posesión de armas de fuego a personas que tengan “una relación de pareja actual o reciente con la víctima [de violencia doméstica]”, es decir, “que tengan o hayan tenido recientemente una relación seria y continuada de naturaleza romántica o íntima“. La capacidad del infractor para poseer un arma podría restablecerse en el plazo de cinco años si en ese período no comete otro delito grave.

Por otro lado, el proyecto de ley proporcionaría 750 millones de dólares de los fondos federales a estados con programas de prevención de la violencia, así como a los 19 estados y el Distrito de Columbia que tienen las así llamadas leyes de “bandera roja”. Estas normas facilitan la confiscación temporal de armas de fuego de personas consideradas peligrosas. Los estados con leyes de “bandera roja” que reciban los fondos tendrán que contar con procesos legales para que el propietario del arma pueda luchar contra su incautación.

Ahora a los legisladores estadounidenses les espera una carrera a contrarreloj para conseguir aprobar el texto del acuerdo antes de que comience el receso de dos semanas por las celebraciones del Día de la Independencia el 4 de julio.

VIDEO

Leave a Reply

Your email address will not be published.