Turkish Presidency / Murat Cetinmuhurdar / Handout / Anadolu Agency / Gettyimages.ru

El mandatario también señaló que Zelenski y Guterres coinciden en que la situación en Ucrania debe resolverse en la mesa de negociaciones.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó este jueves que se propone informar al presidente de Rusia, Vladímir Putin, sobre los resultados de las conversaciones en torno a Ucrania con el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, y el secretario general de la ONU, António Guterres. 

“Hemos expresado nuestra preocupación por las acciones militares en torno a la central nuclear de Zaporozhie. No queremos pasar por otro Chernóbil”, destacó Erdogan, citado por medios turcos.

Por su parte, el jefe de las Naciones Unidas declaró que el sentido común debe prevalecer en la situación de Zaporozhie para evitar amenazas a la seguridad de la planta

El mandatario turco también señaló que Zelenski y Guterres coinciden en que la situación en Ucrania debe resolverse en la mesa de negociaciones. Sin embargo, Zelenski expresó que las negociaciones con Rusia solo son posibles si las tropas rusas abandonan el territorio ucraniano que controlan ahora. 

Asimismo, Guterres subrayó que no habrá solución a la crisis alimentaria mundial si no se garantiza el acceso mundial a los productos alimentarios de Ucrania y los alimentos y los fertilizantes rusos.

Previamente esta jornada, el mandatario ucraniano anunció que acordó con el jefe de la ONU los parámetros de una posible misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en la central nuclear de Zaporozhie.

Situación en la central nuclear de Zaporozhie

La semana pasada, Guterres llamó a establecer un perímetro desmilitarizado en la zona de la planta para garantizar su seguridad. El representante permanente de Rusia ante el organismo, Vasili Nebenzia, enfatizó que si los militares rusos abandonan la central nuclear, esta quedará “desprotegida” y “podrá ser utilizada” por Kiev para perpetrar “provocaciones más terribles”.

Entretanto, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada por Rusia, el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, propuso que una misión de expertos inspeccione las instalaciones.

Ante las acusaciones de Occidente que culpa a Moscú de poner en peligro la central nuclear, la Cancillería rusa reiteró que los ataques contra la planta se llevan a cabo por formaciones ucranianas “bajo las órdenes de Kiev”, que prácticamente se dedica al “terrorismo nuclear”.

Conversaciones de paz estancadas 

El 28 de febrero, Rusia y Ucrania empezaron a realizar rondas de conversaciones en Bielorrusia para alcanzar un alto el fuego y garantizar corredores humanitarios para la evacuación de civiles. No obstante, tras cuatro encuentros, no se llegó a un acuerdo general.

En junio, Moscú expresó su disposición a reanudar el proceso diplomático. “Cuando se dignen dirigirse a nosotros con una propuesta para reanudar el proceso diplomático, […] estudiaremos cuál es la situación ‘sobre el terreno'”, afirmó el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. Por su parte, el mandatario ucraniano rechazó el pasado julio las conversiones de paz, asegurando que un alto el fuego con Rusia sin recuperar los territorios solo prolongaría el conflicto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *