El mundo no sufre por el momento escasez de alimentos, pero podría enfrentarla el próximo año si los suministros de fertilizantes no se ajustan desde ahora, afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres.

“En 2022 no tenemos un problema con los alimentos. Tenemos un problema de distribución. Pero si no normalizamos los mercados de fertilizantes, tendremos un problema alimentario en 2023”, dijo Guterres en una conferencia de prensa en la sede de la ONU este 14 de septiembre.

Según explicó, el mundo se enfrenta ya a “la dramática situación de la seguridad alimentaria”. Frente a esto, agregó, “lo que tenemos que hacer es garantizar que existan mecanismos efectivos que permitan a los países en desarrollo con riesgo de hambre tener acceso a los alimentos que están disponibles”. En este contexto, instó a eliminar los obstáculos para la exportación de los fertilizantes rusos no sujetos a sanciones occidentales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.