Seguidores de Jair Bolsonaro bloquean una carretera en Brasil. 1 de noviembre de 2022.Mateus Bonomi / Anadolu Agency / Gettyimages.ru

Estas acciones han afectado a millones de personas en todo el país y ya se advierte de un “riesgo inminente de desabastecimiento y de falta de combustible”.

Los manifestantes bolsonaristas, que no aceptan la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones del domingo, mantienen el bloqueo de 167 carreteras federales en 17 de los 22 estados del país, según las últimas informaciones de la Policía Federal de Carreteras (PRF).

Estas protestas continúan después de que el martes, 45 horas después de perder los comicios, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por fin rompiese su silencio. El mandatario saliente “autorizó” la transición con el equipo de Lula y, en su breve discurso, también habló sobre los bloqueos.

“Los movimientos populares son fruto de la indignación y el sentimiento de injusticia por cómo se dio el proceso electoral”, aseguró.

“Derecho de ir y venir”

Sin embargo, Bolsonaro dijo que las protestas “no pueden ser como las de la izquierda que siempre han perjudicado a la población, como la invasión de propiedades, la destrucción del patrimonio y la restricción del derecho de ir y venir”.

“Reitero el pedido del presidente Jair Bolsonaro para que las manifestaciones no obstaculicen el derecho de ir y venir de todos”, escribió este miércoles en Twitter el ministro de Justicia, Anderson Torres. 

Torres detalló que desde el domingo se han disuelto 544 bloqueos. Por su parte, la Policía apunta que ya se han liberado 563 carreteras.

Los bloqueos comenzaron la noche del domingo tras el resultado de la votación, en la que Lula obtuvo un 50,9 % de los sufragios y Bolsonaro un 49,1 %. El presidente del Supremo Tribunal Federal, Alexandre de Moraes, ordenó el “desbloqueo inmediato de caminos y vías públicas” y dictó penas de multa y prisión.

Más de 180 fiscales del Ministerio Público pidieron al Fiscal General de la República, Augusto Aras, que investigue formalmente la posible relación de funcionarios del gobierno con los bloqueos. Para el grupo de fiscales, la eficacia de la orden de Moraes depende “de la eventual relación de estos movimientos con autoridades públicas, que de ellos se benefician directa o indirectamente”.

Millones de afectados

Estas acciones han afectado a millones de personas en todo Brasil. El aeropuerto Internacional de Sao Paulo, en Guarulhos, tuvo que cancelar 25 vuelos entre el lunes y martes, mientras que en la Terminal de Autobuses de Tietê, también en Sao Paulo y una de las más grandes de América Latina, 880 autocares no pudieron circular.

La Confederación Nacional de la Industria (CNI) advirtió del “riesgo inminente de desabastecimiento y de la falta de combustible” y aseguró que “las industrias ya están sintiendo impactos en el flujo de producción”. “Los paros ya están llegando al transporte de cargas esenciales, como equipos y suministros para hospitales”, aseguró. 

Por su parte, la Asociación Brasileña de Supermercados (Abras) informó de que el 70 % de los supermercados de ocho estados tienen problemas de abastecimiento, especialmente de fruta, verdura y carne.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *